Discurso del ministro en la Conferencia Regional de Educación Superior, CRES 2018, que se desarrolla en Córdoba, Argentina | Ministerio de Educación Superior de la República de Cuba

Noticias

Discurso del ministro en la Conferencia Regional de Educación Superior, CRES 2018, que se desarrolla en Córdoba, Argentina

13/ 06/ 18

Estimados colegas:

 

En el mes de febrero de este año, el XI Congreso Internacional de Educación Superior celebrado en La Habana, con la participación de miles de universitarios de todo el mundo fue un homenaje al centenario de la Reforma Universitaria de Córdoba, cuyo impacto en la educación superior cubana y latinoamericana fueron y son aun trascendentales.

 

A vez, imbricado con las proyecciones de esa reforma este magno evento también se concentró en la responsabilidad de la universidad en el desarrollo sostenible de nuestros países, sintetizados en los 17 objetivos de la Agenda 2030 y las 169 metas a través de los cuales se retoman los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

 

Es por ello que hoy cuando estamos celebrando la III Conferencia Regional de Educación Superior, es válido recordar las bases que acordamos en las Conferencias Regionales de La Habana y Cartagena, donde asumimos compromisos colectivos y establecimos posiciones, que nos han permitido avanzar en el logro de estos objetivos, encontrando lo que nos une, por encima de la diversidad.

 

 La educación, en particular la educación superior, las capacidades de conocimiento e innovación que ella atesora, son vitales para trabajar en favor de esa visión de futuro que formula la Agenda 2030.

 

Desde las universidades compartimos lo que los Objetivos de Desarrollo Sostenible proponen, procurando superar en cada una de nuestras sociedades los obstáculos que se les oponen. Los objetivos nos hablan de metas fundamentales: poner fin a la pobreza y al hambre; lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible; garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos; lograr la igualdad entre los géneros; ayudar a resolver problemas de disponibilidad de agua, acceso a energía sostenible; promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible; combatir el cambio climático y sus efectos; entre otros propósitos.

 

Las metas 2030 son ambiciosas porque como vimos son muchos los problemas que aquejan a la humanidad. Requerirán la asignación de los recursos necesarios y sobre todo, mucha voluntad política.

 

Reafirmamos nuestro énfasis permanente en la pertinencia social de la universidad, en la responsabilidad social de nuestras instituciones. Para nosotros la calidad de la universidad incorpora, inexorablemente, esa dimensión de compromiso social. Por ello también insistimos en la cualidad innovadora de la universidad para que ella pueda contribuir al progreso y al bienestar humano, al desarrollo social, sostenible e inclusivo. Es necesario contar con acertadas políticas públicas que promuevan los procesos de producción, difusión y uso de conocimientos y tecnologías.

 

El conocimiento y la innovación que nuestras universidades producen y difunden son fundamentales en los grandes propósitos del desarrollo social y la competitividad de los sectores productivos, sobre todo en el contexto de una economía globalizada e interconectada.

 

La idea de Universidad Innovadora enfatiza la necesidad de construir instituciones capaces de transformarse permanentemente, aptas para atender los grandes desafíos de nuestro tiempo y nuestras sociedades; y también las expectativas de sus profesores, estudiantes, trabajadores y directivos.

 

Todos coincidimos en la enorme  responsabilidad que le corresponde a las universidades en semejante transformación tecnológica. Si se quiere avanzar en un modelo de desarrollo sustentable e incluyente, el conocimiento, la innovación y el aprendizaje son decisivos.

 

Los jóvenes universitarios, siempre han sido abanderados en las luchas más avanzadas de nuestros pueblos. El iniciado en junio de 1918, en Córdoba mantiene su total vigencia ya que continuamos comprometidos con la renovación de las universidades, la vinculación Universidad- Sociedad, la implementación de nuevas metodologías de estudio y enseñanza, el razonamiento científico frente al dogmatismo, la libre expresión del pensamiento, el compromiso con la realidad social y la participación del claustro estudiantil en el gobierno universitario.

 

Hace 100 años la Reforma universitaria de Córdoba nos planteó el ideal de universidad comprometida con la sociedad, su desarrollo y necesidades. Para continuar siendo fieles a ese legado, adecuándolo a los nuevos tiempos, es necesario entre todos, continuar actuando con acciones concretas.

 

El derecho a la educación sin distinción de género, raza, cuna de nacimiento y otras muchas diferencias que pueden caracterizar al enorme potencial de educandos, es un principio que tiene que regir la oferta y vocación formativa de la Educación Superior. Una formación que vaya mas allá de la simple formación profesional para dar paso a la integral de calidad donde se potencie el ser humano con todos los valores que necesitan y exigen nuestros pueblos.

 

Como es conocido, Cuba está muy comprometida con el desarrollo de la región, contamos con  políticas públicas consecuentes en correspondencia con las Bases de un Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, que sitúa al potencial humano y a la ciencia, la tecnología y la innovación como un eje estratégico de desarrollo.

 

Lograr estas metas es responsabilidad de todos, por lo que Cuba continuará perfeccionando su política social con respecto a la educación superior para de conjunto con otros países y universidades, alcanzar los sueños y metas presentes en los 17 Objetivos de la Agenda 2030.

 

Formato PDF

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam.
13 + 2 =
Resuelve este sencillo problema matemático e introduce el resultado. P.ej. Para 1 + 3, ingrese 4.